La unión temporal de empresas UTE Viviendas Ca n’Arus, compuesta por Isolux Corsan y M y J Grúas, es la encargada de levantar estas 63 viviendas promocionadas por el ayuntamiento de Hospitalet, que aporta el solar de titularidad pública, y la Generalitat que se ha encargado de la financiación y la contratación.
El proyecto estaría valorado en un máximo de 1,20 millones de euros, IVA incluido, según calcula una estudiante de la Universitat Politécnica de Catalunya en su trabajo de final de grado, aunque la Generalitat lo valoró inicialmente en 5,94 millones más IVA y finalmente se adjudicó por un importe de 3,88 millones más IVA a la UTE Viviendas Ca n’Arus

Un convenio previo entre Generalitat y ayuntamineto, firmado por la alcaldesa y el exconseller de Territori Lluis Recoder (uno de los propietarios de terrenos que saldría beneficiado con las recalificaciones del controvertido PDU Granvia), dejó pactada la compra de los locales de la planta baja y sótano,  por parte del consistorio, por 2,65 millones de euros más IVA una vez finalizado el edificio. En el local se ubicará un casal para la tercera edad y en el sótano un Casal Jove, instalaciones para las que Marín ya ha adquirido equipos informáticos por valor de 22.109 euros pese a no haberse finalizado las obras.

arusNuria Marín y Santi Villa, Conseller de Territori en el momento del inicio de la obra, ponían la primera piedra de la edificación en julio de 2014.
Las constructoras integrantes de la UTE deberían haber terminado la obra en mayo de 2016,  pero los múltiples casos de corrupción en los que están implicadas por todo el territorio español y paises de latinoamérica, y que han llevado a una de ellas, Isolux Corsan, al borde de la quiebra y al preconcurso de acreedores, podrían haber retrasado la entrega, que aún no tiene fecha definitiva y ya cuenta con 1 año de retraso y al menos 3 modificaciones del contrato que ascienden a más de 360.000 euros.

Nuria Marin alcaldesa de Hospitalet Isolux CorsanCon solo hacer una búsqueda en google con los nombres de las constructoras se puede hacer una idea del tipo de empresas a las que ayuntamiento y Generalitat han encargado la obra. Isolux Corsan aparece en el desvío de más de 133 millones de euros, según la fiscalía, en las obras de la estación del AVE en Barcelona, en el pago de safaris, vino, coches y viajes de lujo a cambio de aceptar facturas hinchadas en  obra pública, en negocios fraudulentos y comisiones con el clan Pujol Ferrusola, etc., mientras que M y J Grúas aparece en sobornos para la obtención de obra pública, en el caso 3% y en la financiación ilegal de Convergència i Unió.

El sorteo de estas viviendas destinadas a jóvenes menores de 35 años en régimen de alquiler se realizó en 20 de octubre de 2016, aunque la convergente Meritxell Borras anunciaba que sería antes de verano del año pasado. Los ganadores llevan 7 meses esperando que les den las llaves y parece que el próximo martes 16 de mayo se les ha convocado para visitar los pisos, que rondarían entre los 37m² y los 55m² y con precios que oscilarían entre los 173 euros y los 254 euros, dependiendo de la superficie, más gastos de comunidad e impuestos. Muchos de ellos podrían haberse echado atrás tras la espera de 7 meses que no se sabe cuánto más durará.

wp-1494791008487.jpgwp-1494791028180.jpg

Actualización de la noticia a 28/06/2017:
PDeCat (CIU 3%) y PSC organizan un show vergonzoso y paternalista para hacer la entrega de llaves de los pisos de vivienda pública en alquiler destinados a jóvenes menores de 35 en Carrilet.
El espectáculo imita una entrega de premios, con un elenco de póliticos casposos que se creen que nos están regalando algo o dando limosna. Bochornoso e inadmisible.

Nuria Marin, y Meritxell Borras en representacion de ayuntamiento de Hospitalet y Generalitat: PDeCat (CIU 3%) y PSC organizan un show vergonzoso y paternalista para hacer la entrega de llaves de los pisos de vivienda pública en alquiler destinados a jóvenes menores de 35 en Carrilet. El espectáculo imita una entrega de premios, con un elenco de póliticos casposos que se creen que nos están regalando algo o dando limosna. Bochornoso e inadmisible.