Nuria Marin HospitaletNuria Marin pretende que los vecinos paguen el pato, con multas, por el incumplimiento del contrato de recogida de basuras por parte de FCC.
El contrato entre Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) y el ayuntamiento para la recogida de muebles usados establece un plazo máximo de 2 días para la retirada desde el momento en que se recibe el aviso.
Estos plazos se han venido incumpliendo, que tengamos constancia, desde al menos hace 2 años.
Los vecinos de Hospitalet pagamos más de 30 millones al año a FCC para que se encargue de la recogida eficiente de basuras, muebles y electrodomésticos, pero algo está fallando y Nuria Marin se desentiende y lo atribuye al incivismo.

mueblesEs habitual encontrar por las redes sociales múltiples quejas de vecinos alertando, con fotos incluidas, que en los contenedores de basuras de la ciudad hay muebles depositados desde hace días. Además de en las redes sociales, es una realidad que cualquier vecino de cualquier barrio de Hospitalet puede ver frecuentemente en directo paseando por las calles. Los portales con muebles durante días y días con un cartel que reza “avisado el ayuntamiento” ya son una postal típica de la ciudad.

Sin embargo, ante esta acusada falta de servicio reiterada y más que evidente, el gobierno socialista de Nuria Marin alega ceguera, y en vez de revisar el origen del problema y multar a FCC por incumplimiento del contrato o denunciarla a la fiscalía, como ya ha sucedido en Barcelona y Badalona respectivamente, donde FCC cobraba servicios que no hacía, acusa al vecindario de incívicos y les amenaza con multas de entre 100 y 300 euros por deshacerse de mobiliario en el contenedor, y hasta 750 euros en caso de reincidencia.
Para más “inri”, Marin encarga a la propia FCC una campaña publicitaria intimidatoria con la que anuncia las multas, consistente en banderolas, pegatinas en el suelo y en los contenedores, y trípticos informativos. Esta campaña la paga FCC con parte del 1% del presupuesto anual del contrato de basuras.

muebles2Se han dado casos en que vecinos que habían pretendido hacer uso del servicio de forma adecuada, se han visto obligados a deshacerse de los muebles en el container tras esperar más de una semana con los muebles en la puerta sin que nadie pasara a retirarlos y habiendo dado aviso a través del teléfono habilitado para tal fin, y en muchas ocasiones al final son los chatarreros quienes acaban haciendo el servicio si el objeto puede ser reaprovechable o tiene algún valor.

El Gobierno de Núria Marín manifiesta desconocer una problemática que ha afectado a varios vecinos con demoras de más de una semana, cuando el contrato establece un máximo de 2 días laborales.

El concejal de Cs, Jesús Martín, preguntó en el pleno cuáles eran los motivos por los que el servicio estaba incumpliendo los plazos, el gobierno municipal manifestó desconocer por completo la problemática.
“No sabemos si es por dejadez, desconocimiento o intereses ocultos, pero la realidad es que el Gobierno de Núria Marín tiene concedido el servicio a una empresa que cobra más de 30 millones de euros al año del dinero de los hospitalenses y no está cumpliendo” ha manifestado Miguel García de CS Hospitalet